Imprimir

Sede del Consejo Consultivo de Andalucía
Plaza de Bibataubín

En la muralla nazarí que protegía la medina se abrió la Bab-al-Tawwin, Puerta de los Ladrilleros, que ocupaba el lugar donde hoy se levanta este palacio.

Tenía dos torreones defensivos a los lados que la configuraban como un pequeño castillo que, tras la conquista cristiana, pasó a la jurisdicción de la Alhambra, ampliándose y fortificándose en el siglo XVI. En 1606 el Cabildo de la ciudad derriba una de las torres para abrir una calle, y en el primer tercio del XVIII lo destruye alegando razones de seguridad e higiene, pues estaba convertido en refugio de facinerosos y su foso despedía malos olores. Años más tarde se proyecta levantar un cuartel sobre los restos del castillo, encargándose de ello a Luis de Arévalo. En su fachada barroca se colocaron, en portada y balcón, las columnas salomónicas labradas en mármol de Sierra Elvira para la iglesia del Sagrario. Se remató con un frontón bajo el que figuraba una estatua de Carlos III y a sus lados leones y hornacinas cobijando ganaderos.
Al instalarse en 1933 la Diputación de Granada, se modifica la fachada y se sustituyen las figuras del rey y los militares por un reloj y dos jarrones que, con la eliminación de las garitas, le hacen perder su aspecto castrense. Igualmente, se transforma su interior, realizándose el gran patio y la majestuosa escalera. Tras la guerra civil se reforma nuevamente, haciendo más espacioso el patio al dejar sus columnas exentas, y cubriéndose con vistosa cristalera policromada, recuperándose más tarde el interior del único torreón árabe conservado.

Programación