Imprimir

Calle Mariana Pineda

Tras distintos usos en sus seis siglos de historia, acoge aún hoy espectáculos y representaciones, además de albergar las oficinas del Festival

En pleno centro histórico de Granada, en lo que antes era la margen izquierda del río Darro, que ahora corre por debajo de la calle Reyes Católicos, y al otro lado de la Alcaicería, se encuentra este singular monumento con denominación no menos extraña: el Corral o Casa del Carbón, aunque en su origen fuese la Alhóndiga Yidida.
A la vez que depósito de mercancías, fue albergue para traficantes y mercaderes de la Granada nazarita del siglo XIV, existiendo ya noticias de su funcionamiento desde 1336 como verdadero “fondaks”. Tras la reconquista pasó por múltiples manos, conocido ya en 1531 como tal Corral del Carbón, porque según parece en él se hospedaban los que traían dicha mercancía para su peso y venta. Destinado también a corral de comedias en el siglo XVI, pasó en el XVII a ser casa de vecindad, sufriendo deterioros hasta que en 1933, adquirido por el Estado, fue restaurado por el arquitecto Torres Balbás, volviéndose a consolidar en nuestros días.
Se compone de un cuerpo o gran puerta de entrada, con un monumental arco de herradura apuntado con rica decoración angrelada de ladrillo y finos atauriques en las enjutas. En la horizontal del alfiz, está escrita en caracteres cúficos la siguiente inscripción: «Dios es único, Dios es solo; no engendró ni ha sido engendrado, ni tiene compañero alguno». Sobre el dintel un segundo cuerpo ricamente decorado. El interior acoge un gran patio de planta cuadrada rodeado de tres órdenes de galerías con pilares de ladrillos y de piedra con dinteles de madera. El suelo empedrado y en el centro un pilón cuadrado de piedra con dos caños laterales.
El edificio alberga hoy, entre otras, las oficinas y la taquilla del Festival Internacional de Música y Danza de Granada, y su aspecto actual sigue siendo de lugar con castizo ambiente para el espectáculo y la representación.

Programación