Vuelve Manuel de Falla

Vuelve Manuel de Falla

Ignoro si La vida breve de Manuel de Falla se ha programado este año solo para recordar que Claude Debussy apoyó decisivamente el estreno en Francia de la obra del compositor gaditano, dado que se rinde homenaje al autor francés en el 150 aniversario de su nacimiento. O si se ha incluido para poner de relieve el contrasentido de que los 61 años del Festival no tienen nada de vida breve, sino de madurez robustecida. En cualquier caso, saludemos con alegría que obras de Manuel de Falla regresen al programa con la fuerza que exige la fundamental relación del músico con Granada, aspecto que el Festival ha cuidado casi siempre. Porque hubo ausencias que no se explican, aunque pueda aludirse al limitado repertorio de don Manuel.

Hay que destacar el carácter especialmente granadino de la inauguración. Pues si el argumento sitúa la acción en Granada y eso no debe cambiar, salvo que en alguna representación haya un director de escena que la ubique en Iowa, tres de sus principales voces femeninas solistas nacieron aquí: el dramatismo de Salud en la voz de Mariola Cantarero; la seguridad expresiva de Carmela, encarnada por Leticia Rodriguez y ese duende indiscutiblemente personal de Estrella Morente. Pero es que en el podio estaba un acertado Josep Pons, quien durante diez años engrandeció la todavía naciente Orquesta Ciudad de Granada, y uno piensa que se siguen echando muy de menos.

Deja un comentario

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.