Una Presentación a la antigua usanza

Una Presentación a la antigua usanza

0 Kastiyo-BlogNotas sueltas

José Luis Kastiyo

Cuando se abren las taquillas – esto es, el  próximo 5 de abril- es cuando el Festival entra en la vorágine de poner todo a punto para que la programación prevista sea disfrutada. Por cierto que nos habíamos acostumbrado los últimos tres años a que la presentación del programa constituyera en sí mismo un espectáculo. Iba más allá del tradicional acto formal con una presidencia integrada por las dignísimas autoridades, que se unen –nunca más apropiado el vocablo- en  el Consejo Rector; una nutrida representación de los cada vez más numerosos miembros del necesario Club del Mecenazgo; y la siempre ostensible presencia de los medios de comunicación, en cuyo grupo todavía me siento integrado.

Pero hace tres años y pico el “tradicional acto formal” pasó a ser una velada muy amena, variada e interesante en la que el protagonismo todo lo acaparaba la oferta del inminente Festival. Es de recordar de manera especial la sorpresa del primer año, en el Teatro Isabel la Católica, con el aforo cubierto por los centenares de invitados, con las proyecciones a gran pantalla mostrando el anticipo de artistas, conjuntos musicales y compañías de Ballet y, en el escenario, la figura, la voz y la palabra de José Luis Pérez de Arteaga. Su amenidad y su inconfundible personalidad profesional, a quien tantas veces habíamos seguido en sus retransmisiones de eventos musicales internacionales, estaba allí, en exclusiva para el Festival de Granada. Fue tan convincente en la novedosa presentación que al término de la velada más de uno preguntaba: “Por lo que hemos visto y oído, de estar las taquillas abiertas hoy mismo se habrían agotado más de un espectáculo”. Pero Pérez de Arteaga se nos marchó para siempre y ya no podremos verlo y escucharlo retransmitir los conciertos del Palacio de Carlos V. Una ausencia muy dolorosa.

Aparte de aprovechar la coyuntura para rendir de nuevo un cariñoso recuerdo al amigo y compañero admirable, refiero que este año se ha vuelto al modelo antiguo para la presentación del programa. Solo se ha movilizado al Consejo Rector, a los patrocinadores y a los imprescindibles “chicos de la Prensa”. No ha habido  espectáculo previo que ofrecer al respetable público que llena la sala. Menos mal, que todo hay que decirlo, que la calidad de cuanto ha programado para esta ocasión el director saliente, Diego Martínez, no requiere de apoyos externos. El plantel de artistas es suficiente por sí mismo para mantener al alza el prestigio internacional del Festival granadino, al que deseamos numerosos y felices aniversarios.

Enviado por José Luís Kastiyo el 31 de Marzo de 2017 a las 12:54 pm 

Deja un comentario

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.