Un final con recuerdo a Frühbeck

Un final con recuerdo a Frühbeck

Kastiyo-BlogNotas sueltas

José Luis Kastiyo

Parece que fue ayer cuando el 63 Festival comenzaba y han pasado casi dos semanas. No somos nadie. Eran aquellos unos días de la lógica incertidumbre para los organizadores, cosa natural cuando se emprende la aventura de iniciar y desarrollar lo que se ha programado con ilusión, talento, imaginación y responsabilidad… y pocos dineros en el bolsillo, que en situaciones de penuria hay que tentárselo con frecuencia, sin descomponer la figura. Como los bueno toreros cuando se arriman.

Las instituciones en primer lugar y los patrocinadores del Círculo del Mecenazgo, también tienen su pellizco original y les vuelan mariposas en el estómago. Unos, porque administran fondos públicos, de cuya inversión han de dar cuenta. Y, los otros, porque emplean caudales societarios acerca de los cuales deben rendir resultados. Y está el público, en el que quiero distinguir dos sensibilidades. La más entrañable, manifiesta por todos y cada uno de los inscritos como Amigos del Festival, (por aquello tan verdadero de que “obras son amores, etc.”). Y el público, en general, que se merece todo el respeto del mundo, pues a ver quien le regatea el mérito de su buen hacer, acudiendo a conciertos, recitales y ballet en porcentajes cercanos al no hay billetes, que eso también mola mazo. (En este punto tengo la impresión de que hubiese acabado antes este discurso diciendo “to el mundo es güeno”).

Se me va permitir que a título personal -aunque puede adherirse quien lo desee- que cuando nos despedimos del 63 Festival, dedique un pensamiento al maestro Rafael Frühbeck de Burgos, el gran ausente de este año, despedido para siempre, que falleció cuando tenía sobre el atril el concierto de apertura de este programa granadino y de quien se habló para que, alternativamente, dirigiese los dos conciertos de clausura, las dos funciones de los Cármina Burana que admiraremos jueves y viernes en el Palacio de Carlos V, y que él dirigió en Granada en varias ocasiones. Pero el destino no estuvo por la labor.

En fin, a la versión de La Fura dels Baus de los Cármina tiene anunciada su asistencia, entre otras personalidades, un granadino afincado en Madrid, Alonso Castillo Jiménez, todo un valor en alza en diversas parcelas del saber, quien se ha desplazado expresamente para el acontecimiento. Se lo va a pasar pipa.

Enviado por José Luís Kastiyo el 9 de Julio de 2014 a las 9:11 am 

Deja un comentario

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.