Reunión en Bruselas de la Asociación Europea de Festivales con Androulla Vassiliou, Comisaria para Educación y Cultura

Reunión en Bruselas de la Asociación Europea de Festivales con Androulla Vassiliou, Comisaria para Educación y Cultura

Representantes de la Asociación Europea de Festivales mantienen un encuentro con Androulla Vassilioula, Comisaria para Educación, Cultura, Multilingüismo y Juventud de la Unión Europea.

El encuentro, organizado por la Asociación Europea de Festivales (EFA), que este año celebra su 60 aniversario, tuvo lugar el pasado 26 de enero en Bruselas. Asistieron directores de Festivales y otros representantes de Industrias Culturales de 16 países, entre los que se encontraba  el Festival de Granada.

Entre otros asuntos, se abordaron temas relacionados con la cultura y la economía. Se reflexionó sobre  la necesidad de revitalizar la idea de Europa como un gran proyecto cultural, y se abogó por dar voz y difundir  el valor del sector cultural europeo, a través de sus industrias culturales.

En este contexto tuvo lugar la intervención del Enrique Gámez, director del Festival Internacional de Música y Danza de Granada, quien habló del Círculo de  Mecenazgo del Festival de Granada y su reciente iniciativa puesta en marcha, así como de la necesidad de promover una Ley de mecenazgo europea o nueva cultura del dar, como herramienta necesaria para el desarrollo de las industrias culturales europeas.

Se recogen a continuación algunos extractos de su intervención:

En diciembre de 2011, las 21 empresas que conforman el Círculo de Mecenazgo del Festival, conscientes de la trascendencia que para el desarrollo económico de la sociedad supone disponer de un tejido empresarial público y privado cohesionado en esta materia, hicieron público un documento que expresa la importancia y urgencia de contar con una legislación que favorezca que los ciudadanos y las organizaciones realicen mayores aportaciones económicas para la promoción y crecimiento sostenido de la actividad cultural.

El sector de la industria cultural no sólo necesita una mayor protección dada su propia naturaleza, sino que también requiere mayores apoyos legislativos para que la financiación privada pueda aportar recursos que potencien aún más su desarrollo.

La identidad europea no se constituye únicamente por la suma ideológica de la variedad, riqueza y trayectoria de las culturas que conforman Europa, sino también por los instrumentos reales, organizaciones e instituciones que se han ido creando durante años en cada país, como son los festivales, teatros, auditorios, orquestas, ayudas a la investigación del patrimonio histórico o a la creatividad de las nuevas generaciones, etc. Sostener el sector cultural, significa sostener la identidad cultural y, por tanto, es una prioridad europea.

Identidad, desarrollo e Industrias son las caras del euro cultural

Identidad: la disposición al mecenazgo, la necesidad del mismo en nuestro país como en todos los demás de la Unión Europea (dispongan ya de Ley o no) tiene sus cimientos en un cambio de mentalidad. No sólo es necesaria una Ley sino una nueva Mentalidad, una visión raíz, un enfoque o una dirección hacia la cual liderar las iniciativas mutuas de todos los sectores público y privado implicados.

Se trata de generar la actitud de corresponsabilidad y de participar activamente en la conformación y sostenibilidad de la red cultural. Una actitud distinta con respecto a lo que se ha llamado “consumo cultural”.

Desarrollo: Si hablamos de la cultura como un derecho fundamental, es preciso por tanto procurar el desarrollo y la sostenibilidad fundamental de las estructuras, industrias e instrumentos que la integran, del conjunto de elementos que componen su identidad y de las regulaciones legislativas para su funcionamiento.

En este sentido, las empresas que componen nuestro Círculo de Mecenazgo expresaron “su preocupación por el desarrollo cultural en España, en general, de Andalucía, en particular”, es decir, han llamado la atención sobre una gobernanza política consciente de los desequilibrios territoriales, no sólo en lo nacional sino en lo regional.

El crecimiento de las industrias culturales en España se ha producido fundamentalmente en los últimos veinte años en la periferia, en las regiones que componen el país y que dependen casi exclusivamente del dinero público. Dado que este esquema es similar a otros países de la Unión Europea, es preciso que la legislación sobre mecenazgo tenga presente los desequilibrios regionales, la gestión de la diferencia, de cómo se prevé que pueda generarse la sostenibilidad del sector cultural en la periferia.

Industrias: como industrias culturales, como festivales internacionales, hay que dar un paso más para poner en valor nuestro objetivo, nuestra capacidad de actuación en las regiones donde funcionamos, con objeto de propiciar, extender, debatir ese cambio de mentalidad paralelo a la regulación del  mecenazgo.

Un festival no es una mera organización de conciertos, sino también un instrumento fundamental en la identidad regional y en el turismo cultural, un potente generador de riqueza y empleo, una maquinaria que aglutina y gestiona voluntades políticas, públicas y privadas. Somos mucho más que consumo cultural.

Es preciso generar la plataforma de la participación de la sociedad en la cultura, y en la cual las redes sociales, internet se muestran como instrumentos globales imprescindibles. El papel que la UE puede desarrollar en este sentido es estratégico si, desde la consideración de ciudadano europeo más que nacional, coordina y usa instrumentos como la red de Festivales, de la EFA y de las Asociaciones Nacionales para hacer llegar un mensaje a la ciudadanía europea de festivales, a las empresas y a los organismos políticos.

Deja un comentario

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.