Motivos para pasarlo muy bien

Motivos para pasarlo muy bien

KastiyoNotas sueltas

José Luis Kastiyo

Parece que fue ayer cuando iniciábamos esta cosa de los blog, que uno no sabe muy bien cómo funciona. Pero funciona ¿eh? ¡Vaya que si funciona! Ha pasado un año, más o menos, y desde los lugares más insospechados de la Bola del Mundo aparecen buenas gentes que nos dicen que se interesan por lo que aquí se cuenta. Es decir, que siguen las cosas y cosillas del Festival, esos entresijos más bien anecdóticos que uno quisiera servir de vez en cuando a través de esta página mágica impresa en el viento.

En apenas unos días vamos a darle juego al 62 cumpleaños, el primer programa que hay que endosar en su integridad al nuevo director, Diego Martínez. El del pasado año estaba cerrado en todos sus compromisos cuando tomó posesión de esta aventura prodigiosa y solo cuidó que todo estuviese a punto. O sea, que ahora «no hay tío, páseme usted el río», que es un dicho que se dice por esta tierra cuando se quiere indicar algo así como «que cada palo aguante su vela» o ese otro que afirmaba que «a quien Dios se la de, san Pedro se la bendiga». Lo que pasa es que Diego Martínez pasó con soltura la primera prueba, cuando se presentó el programa del 62 Festival en aquella memorable velada en el Teatro Isabel la Católica, que desgranó el inimitable José Luis Pérez de Arteaga el 11 del pasado mes de marzo. El examen fue superado con un notable alto, pues no hubo más que asomarse a la unanimidad de los comentarios de los críticos de la prensa diaria y especializada. Nadie echó mano al fácil recurso de que «no está mal para un presupuesto tan escaso». Al contrario, se ponderó una calidad que es compatible con épocas de bonanza presupuestaria. O sea, que el que no se lo pase bien a partir del día 21, será porque no quiere. El menú no puede ser más apetecible.

 

Deja un comentario

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.