El cartel del Festival en homenaje a José Guerrero

El cartel del Festival en homenaje a José Guerrero

SONY DSCCon motivo del centenario del nacimiento del pintor granadino, se presentó ayer en el Centro José Guerrero de Granada la nueva imagen de la 63ª edición del Festival Internacional de Música y Danza de Granada, inspirada en algunos cuadros del artista.

Al acto asistieron distintos representantes del Consejo Rector, Yolanda Romero, directora del Centro y Diego Martínez,  director del Festival, en la foto.

La imagen para 2014, obra y diseño de Julio Juste, se utilizará en todas las publicaciones del Festival, Cursos Manuel de Falla y FEX, y parte de distintas pinturas de José Guerrero.

El cartel de la edición, del óleo sobre lienzo Expansión azul, de 1976,  el de los Cursos Manuel de Falla, sobre Señales amarillas, de 1973, y para la imagen del FEX, se utilizará el óleo sobre lienzo Litoral, de 1978. Estos cuadros son fondos de la colección Centro José Guerrero, que custodia la obra más importante del artista, y que puede visitarse en Granada, en la calle Oficios.

26-SEÑALES_AMARILLAS, 1973- 170x14035-LITORAL

Otros carteles del Festival sobre la obra de  Guerrero, fueron los correspondientes a las ediciones de 1986 y 1992.

El Festival de Granada se suma además a la celebración de la efeméride con una propuesta plástico musical bajo el título Proyecto José Guerrero. Se trata de un ciclo de conciertos de cámara, en el que se incluyen un estreno y una coproducción con la Semana de Música Religiosa de Cuenca.

Referencias biográficas de Guerrero en conexión con el Festival 2014

José Guerrero (Granada, 1914 – Barcelona, 1991), uno de los más destacados pintores españoles de la segunda mitad del siglo XX, no solo es una figura crucial por el relevante papel que jugó dentro del expresionismo abstracto americano en los años cincuenta, sino también por su influencia en la evolución de la pintura española de los años setenta y ochenta.

Se instaló en Nueva York en 1950 y en esa ciudad encontró un lenguaje propio, que le proporcionó un lugar relevante en la escena artística del momento. Allí entabló amistad con gente tan indispensable como Motherwell, Pollock, y muy especialmente con Rothko. Contó con el decidido apoyo del director del Guggenheim de Nueva York, James Johnson Sweeney, quien adquirió varias obras para la colección del museo y respaldó su carrera en diferentes ocasiones. A su regreso a España, después de 15 años de exilio cultural, coincide con “un mayor sosiego en su pintura y una vuelta a la naturaleza”. En los años 60, los Guerrero adquirieron una casa en Cuenca que entonces era uno de los enclaves punteros del arte contemporáneo, gracias a la gestión de Gustavo Torner. El Museo de Arte Abstracto Español estaba en sus inicios y contó con la colaboración del ‘grupo de Cuenca’ que quería concentrar en la ciudad la parte más viva de ese arte, a su vez el más vivo del momento. Allí  José Guerrero trabó amistad, además de con Torner, con Fernando Zöbel, Gerardo Rueda y Manolo Millares, entre otros.

Deja un comentario

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.