¡Cuidado con los móviles!

¡Cuidado con los móviles!

0 Kastiyo-BlogNotas sueltas

José Luis Kastiyo

Está uno de regreso, que es una forma de decir que retoma el hilo de la conversación, o bien que se supera el espacioso calderón musical que marcó un silencio entre los acordes del último programa de 2016 y las noticias que anunciaban que ya están abiertas las taquillas para tres de los espectáculos previstos para el próximo 66 Festival. Como el año pasado, con un éxito que superó las expectativas, esta Navidad se ha vuelto a la experiencia del “Regala Festival” y, por lo que uno ha podido saber, redoblando el interés de todos.

El secreto de la cosa está al alcance de la mayoría; es muy sencillo. Todo consiste en ofrecer la apertura de taquillas con el indiscutible respaldo de un avance de programas atractivos: por ejemplo: El Pink Floyd Ballet de Roland Petit, del Teatro di San Carlo de Nápoles; el impresionante Réquiem de Verdi servido por la Orquesta y Coro de la ONE y un cuarteto de grandes voces; y una selección de grandes obras del Barroco en torno a la figura del “padre de la música” J.S. Bach, protagonizadas por la Orquesta del Siglo de las Luces (OEA), que se presenta en el Festival de la mano del director galo William Christie, director emérito de esta agrupación.

2William-Christie-2013-DR-Pascal-Gely-3 copia

Por cierto, ya que mentamos a William Christie y a propósito de su esperada actuación del 25 de junio en el Palacio de Carlos V, hagamos referencia a su reacción de hace unas pocas semanas, cuando en el Auditorio Nacional de Madrid dirigía “El Mesías” de Händel. Resulta, que al final de la primera parte de la obra, en un aria de las más íntimas y recogidas de la partitura, sonó un teléfono móvil desde una de las tribunas laterales, las que están más cerca del escenario. Christie silenció a la orquesta y se dirigió al causante del estropicio: “Acaba usted de cargarse uno de los pasajes más bellos de una de las obras más hermosas jamás escritas. ¡Fuera!”, gritó, mientras la persona que portaba el “celular” abandonaba su asiento. Días antes de lo de Madrid, en el Palau de la Música de Barcelona, el mismo director llamó la atención a un impertinente espectador que no paraba de hacer fotos.

Aviso, pues, a navegantes. No demos la oportunidad a William Christie de que nos saque los colores en nombre de Bach. Lamentablemente “hay gente pa tó”.

Enviado por José Luís Kastiyo el 5 de Enero de 2017 a las 12:51 pm 

Deja un comentario

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.