Notas Sueltas

Noticias de la categoria ‘Notas Sueltas’

Aunque comienza el viernes, se inicia el lunes

KastiyoNotas sueltas

José Luis Kastiyo

El Festival propiamente dicho, aunque comenzará el viernes de la semana que viene, iniciará su andadura el lunes próximo. El aparente contrasentido entre lunes y viernes se explica por el FEX (Festival Extensión) que tiene  la culpa y lo hará a todo trapo, con todos sus motores turbo puestos a tope. El FEX ha tomado personalidad propia y cuando cumple sus primeros diez años viene a ser algo ineludiblemente ligado a la Granada culta y sensible que jamás de los jamases podría prescindir de la variada, a veces atrevida oferta del FEX, como veremos unas líneas más abajo

O lo que es lo mismo: no se concebiría el Festival de los 62 años sin sus Cursos Manuel de Falla de 44 tacos y sin el FEX, tan consolidado en su primer decenio de vida. Durante casi un mes, porque su programa concluye el 13 de julio, la música y la danza van a llenar de vida y cultura decenas de calles y plazas, incluso balcones y autobuses urbanos, y todo tipo de espacios públicos y recintos monumentales aptos para el goce del arte bien interpretado. Entre otros lugares, el cuidadísimo cementerio granadino, que da gloria pasear cuando uno sube sin prisas, porque siempre se llevan los bolsillos llenos de sentimientos y hermosos recuerdos. Pues en el bello rincón del Jardín de las Cenizas es donde sonará el 29 de este mes el selecto programa ofrecido por el Antares Wind Quintet. No escucharemos la Canción del fuego fatuo, del Amor brujo de Manuel de Falla, por más que la alusión sería apropiada.  El concierto comenzará a las nueve y media de la tarde, momentos antes de que la noche y el silencio más espeso caigan sobre el camposanto. La calidad de la música y la singularidad del entorno alejarán las tentaciones de “yu-yu” que podrían acechar a algún diletante temeroso.

Todos los días, a la caída de la tarde, habrá uno o más espectáculos en la capital granadina y en doce pueblos de la provincia. De eso se encargarán cerca de 1.300 artistas de más de medio centenar de disciplinas, quienes mostrarán sus capacidades como solistas, como grupo, con sus voces, sus piruetas de danzarines, su dominio de diversos instrumentos. Y, además, gratis de balde. ¿Hay quien dé más?

Enviado por José Luís Kastiyo el 14 de Junio de 2013 a las 12:08 pm 

Motivos para pasarlo muy bien

KastiyoNotas sueltas

José Luis Kastiyo

Parece que fue ayer cuando iniciábamos esta cosa de los blog, que uno no sabe muy bien cómo funciona. Pero funciona ¿eh? ¡Vaya que si funciona! Ha pasado un año, más o menos, y desde los lugares más insospechados de la Bola del Mundo aparecen buenas gentes que nos dicen que se interesan por lo que aquí se cuenta. Es decir, que siguen las cosas y cosillas del Festival, esos entresijos más bien anecdóticos que uno quisiera servir de vez en cuando a través de esta página mágica impresa en el viento.

En apenas unos días vamos a darle juego al 62 cumpleaños, el primer programa que hay que endosar en su integridad al nuevo director, Diego Martínez. El del pasado año estaba cerrado en todos sus compromisos cuando tomó posesión de esta aventura prodigiosa y solo cuidó que todo estuviese a punto. O sea, que ahora «no hay tío, páseme usted el río», que es un dicho que se dice por esta tierra cuando se quiere indicar algo así como «que cada palo aguante su vela» o ese otro que afirmaba que «a quien Dios se la de, san Pedro se la bendiga». Lo que pasa es que Diego Martínez pasó con soltura la primera prueba, cuando se presentó el programa del 62 Festival en aquella memorable velada en el Teatro Isabel la Católica, que desgranó el inimitable José Luis Pérez de Arteaga el 11 del pasado mes de marzo. El examen fue superado con un notable alto, pues no hubo más que asomarse a la unanimidad de los comentarios de los críticos de la prensa diaria y especializada. Nadie echó mano al fácil recurso de que «no está mal para un presupuesto tan escaso». Al contrario, se ponderó una calidad que es compatible con épocas de bonanza presupuestaria. O sea, que el que no se lo pase bien a partir del día 21, será porque no quiere. El menú no puede ser más apetecible.

 

Enviado por José Luís Kastiyo el 10 de Junio de 2013 a las 10:10 am 

La Asociación Europea de Festivales de Música se reúne en Granada 33 años más tarde

Notas sueltas por José Luis Kastiyo
El próximo fin de semana, Granada será la capital europea de los festivales de Música. A ver si no: Invitados por la dirección del Festival de Granada, se reúne la Asamblea de la Asociación que aglutina 106 festivales que tienen su actividad en Europa y representan a 43 países. La mayoría de sus miembros, estarán aquí para hablar de sus cosas y para trabajar en tres talleres sobre cuestiones que conciernen a todos; además, para escuchar a la OCG y a Marina Heredia, esa voz flamenca inigualable para ponerle dramatismo al “Amor brujo” y para visitar el Archivo y la Casa Museo de Manuel de Falla, “nuestro” músico por excelencia. Los medios informativos locales darán cumplida cuenta de sus actividades, dada la trascendencia cultural de la reunión.
Como uno se pirra por echar una mano a la pequeña historia de los grandes acontecimientos, diré que la Asociación de Festivales se creó en 1952 en Ginebra, al calor del Centro Cultural Europeo, nacido en febrero de 1949. El director de dicho Centro, Denis de Rougemont, y el director de orquesta Igor Markevitch, pusieron en pie la Asociación con la firma de sus primeros quince miembros. El Festival de Granada se incorporó en 1955 y era el número 17, pues solo el de Helsinki se había adherido antes, en 1953. El de Santander lo hizo un año después que el de Granada, uno de los pocos supervivientes después de 58 años.
El 26 de octubre de 1968, tras celebrar en Madrid su reunión anual, se trasladaron a Granada los asistentes a la Asamblea de directores. El Ayuntamiento los agasajó con una recepción en el carmen de Los Mártires y la pianista Rosa Sabater les ofreció un recital en su honor en el Palacio de Carlos V. Pero la primera ocasión que la Asamblea de la Asociación celebró en Granada una reunión como la de ahora fue la del 21 al 23 de octubre de 1980. Estuvo presidida por su fundador, Denis de Rougemont, asistido por el vicepresidente Massimo Bogianckino, del Maggio Musicale de Florencia. Participaron los representantes de los treinta y nueve festivales inscritos en la Asociación en aquel momento.

Enviado por José Luís Kastiyo el 15 de Abril de 2013 a las 11:25 am 

El día 11 de marzo comienza el espectáculo del 62 Festival

Pido perdón por asomarme antes de tiempo al blog que inauguramos el año pasado, pero es que si no lo hago, reviento. Uno, que lleva la tira de años encandilado con el Festival, se ha llevado una gratísima sorpresa al leer que la programación de este año se presentará al público, y a la prensa (previa retirada de Invitaciones en la oficina del Festival), el próximo día 11, lunes, a las ocho de la tarde, en el Teatro Isabel la Católica. Gran novedad, pues es la primera vez que esto ocurre así. Tengo entendido que será muy distinto a la consabida costumbre: una mesa presidencial con los representantes de las Instituciones patrocinadoras, presencia en la sala de las empresas colaboradoras y exposición del contenido del programa, que se entrega escrito a los medios informativos. Este año, dado que se hará en un teatro, no resulta temerario pensar que habrá espectáculo y que será presentado nada menos que por el gran José Luis Pérez de Arteaga, sin duda la voz más personal, inconfundible y clásica de la Radio Clásica de Radio Nacional de España.

En este romper moldes de la nueva dirección del Festival, lo del 11 de marzo puede adquirir caracteres de acontecimiento por lo novedoso y atrayente, pues intuyo que aunque habrá palabras (solo las precisas), predominarán las imágenes y alguna actuación propiamente dicha. Al margen de que escuchar a Pérez de Arteaga en un espectáculo en sí mismo: su amenísima y enciclopédica sabiduría musical, su inagotable memoria para la anécdota y su gran sentido del humor lo hacen inconfundible. Y, encima, es un ferviente enamorado del Festival al que acude desde 1970, cuando siendo mozalbete vino con sus padres a escuchar la Octava Sinfonía de Mahler (la de Los Mil). Volvió en 1973 para “ver” a Karajan y los filarmónicos de Berlín, repitió varios años más como aficionado e informador de prensa especializada, y desde 1985 ha acudido casi todos los años para retransmitir en directo decenas de conciertos para Radio Clásica de Radio Nacional.

Este maestro de la comunicación, a quien uno admira y respeta, se define a sí mismo como profesional: «No me gusta llamarme crítico, porque los críticos odian la música, y yo la amo.  Por eso vengo al Festival como comentarista.»

José Luis Kastiyo

Enviado por José Luís Kastiyo el 6 de Marzo de 2013 a las 9:48 am 

Presiento una clausura memorable

Presiento que la clausura del 61 Festival tronará el domingo como acontecimiento memorable. El programa puede colocarse en la relación de aquellos que uno recuerda como algo especial. No hay más que fijarse en las dos obras fundamentales del mismo: la cantata Alexander Nevsky que Prokofiev compuso para la primera película sonora que Sergei Eisenstein filmara en 1938 con el mismo nombre, y la fabulosa orquestación que de los Cuadros de una exposición de Mussorgsky hiciera Maurice Ravel. Son dos obras con historia: la peripecia de caudillo ruso que peleó con los suecos y los teutones, una obra valiente y descriptiva que refrenda la categoría de la cantata para coro y una poderosa voz de mezzo. Y los Cuadros de la exposición, que tanto hemos escuchado en su versión pianística original, engrandecida por ese gran orquestador que era Ravel. Ya quisiera todo pintor tener un amiguete que describiera su obra como hizo Mussorgsky con Viktor Hartmann. Pero que no sea a título póstumo, claro está.

Para quienes gustan de alguna referencia histórica, diré que Alexander Nevsky la escuchamos en el Palacio de Carlos V solo el año 1975, y que la pieza de Mussorgky, en la versión raveliana, se gozó por vez primera en 1974, aunque se ha repetido en contadas ocasiones. El protagonismo interpretativo estará a cargo de la Orquesta del Capitolio de Toulouse y en el podio ese joven ruso, especialista en la música de su país, que es Tugan Sokhiev.

Por eso repito lo que hace años decía aquel simpático vendedor de los cupones de la ONCE: «Algunos van a llegar tardeee».

José Luís Kastiyo

Enviado por José Luís Kastiyo el 3 de Julio de 2012 a las 6:03 pm 

Un fino detalle con Italia

Hay que felicitarse porque la Dirección del Festival intuyese hace muchos meses que la final de la Eurocopa de fútbol iba a protagonizarla el encuentro entre España e Italia. Está claro que solo por eso programó para la Royal Philharmonic Orchestra, en la noche de esa final, dos de las más conocidas obras del boloñés Ottorino Respighi: Fontane di Roma y Pini di Roma. Esa consciente referencia italiana supone un detalle que hay que agradecer. Salvo que la Squadra Azzurra –Dios no lo quiera- nos envíe al quinto pini mientras alza el trofeo del triunfo y a muchos de los asiduos al Palacio de Carlos V nos amargue el resto  del concierto.

Sin embargo, me alegraría infinito que nuestra selección volviera a provocar –con mesura- lo de la noche del 11 de julio de 2010, final de la Copa del Mundo, cuando el estampido de la cohetería proveniente de la ciudad apenas si apagó el grito de ¡¡gol!! de un espectador que tenía un oído en el Adagio de la Quinta Sinfonía de Bruckner, bajo la batuta de Barenboim, y el otro, en el pinganillo que le informaba de la proeza de Andrés Iniesta, en el minuto 116 del encuentro frente a Países Bajos. Habrá que tener paciencia si alguna incontenible expresión de júbilo por la victoria española frente a Italia se alcanza mientras nos solazamos, un poner, con La Valse raveliana o es El sombrero de Tres Picos de nuestro Manuel de Falla quien nos alegra especialmente las campanillas.

Notas sueltas, por Kastiyo

Enviado por José Luís Kastiyo el 28 de Junio de 2012 a las 10:02 am 

Beethoven y Ligeti hermanados

En este mismo mes se han cumplido seis años desde que Gyorgy Ligeti falleciera en Viena. Veintidós de su ausencia personal a nuestro Festival  por motivos de  salud, pese a estar anunciado. Y cuarenta y siete desde que compusiera su Requiem, obra impresionante que no es sino fiel reflejo de las mil y una penalidades que le deparó su existencia. Una obra que contrasta con la grandilocuencia de la Novena Sinfonía de Beethoven, emparejadas ambas en el segundo concierto de la ONE. Son curiosas un par de ocurrencias de estas dos obras unidas en la calurosa noche granadina, aunque firmadas por compositores cuyas biografías distan siglo y medio entre sí.

Por ejemplo, que por su Requiem, a Ligeti le concedieran el Premio Bonn Beethoven en 1967. Y que relevantes fragmentos de esas dos partituras, reconocidas en su integridad por los amantes de la música, hayan tenido una masiva difusión entre todos los públicos, aficionados o no, gracias a las posibilidades técnicas que ofrecen los tiempos actuales: desde el mundo del disco al cinematográfico.

Por eso se comprueba, sin sobresalto, que espectadores no asiduos a los conciertos del Carlos V, tarareen sin disimulo el Himno de la alegría de Miguel Ríos, sorprendidos al escuchar el admirable último movimiento de la Novena beethoveniana; y que, otros, cuchicheen con su vecino de asiento que acababan de descubrir que aquello que interpretaba la ONE era de la “música de fondo” de la película 2001 Odisea en el espacio; que menudo peliculón, por cierto, oyes.

Enviado por José Luís Kastiyo el 24 de Junio de 2012 a las 12:32 pm 

Un novato en el blog

Notas sueltas, por Kastiyo

Hete aquí que se me ha invitado a participar en el blog del Festival de Granada. Y mire usted por donde que dije que sí sin pensarlo y ahora me encuentro ante el compromiso de contar algunas cosillas de lo que viva en esas noches de la fiesta mayor de la música y la danza. Unas noches que hacen de la ciudad granadina algo así como la capital europea de ese mundo mágico que nace y se esfuma en las madrugadas de la Colina de la Alhambra: desde el escenario del Palacio de Carlos V –que presta su robustez a la música sinfónica desde 1883-, al teatro al aire libre del Generalife, sin olvidar, entre otros, el rincón singular del Patio de los Arrayanes.

Me estreno pues como “bloguero” y accedo a un universo que crece sin cesar en su dimensión humana, que incorpora cada día nuevos vecinos y amigos provenientes del ancho mundo. En esta parcela concreta nos unirá a todos el interés por el Festival de Granada, al que he dedicado millares de cuartillas de manera ininterrumpida durante los últimos 54 años. Eso me convierte en uno de los más viejos del lugar que se atreve a vestir el imaginario frac de los grandes acontecimientos para ser uno más en este espacio del blog festivalero. Con un solo deseo, colega: que usted lo pase bien.

Enviado por José Luís Kastiyo el 18 de Junio de 2012 a las 7:16 pm