Carmen Linares, Medalla de Honor del Festival

Carmen Linares, Medalla de Honor del Festival

Diego Martínez, director del Festival y Jesús Plaza, presidente de la Peña de la Platería hicieron la entrega de la Medlla a Carmen Linares

Los galardones reconocen la relevancia artística y profesional de la maestra del cante, así como su especial vinculación al Festival, con el que ha colaborado en numerosas ocasiones.

Una de las Medallas de Honor que cada año concede el Festival Internacional de Música y Danza de Granada es para Carmen Linares, en reconocimiento a su relevante trayectoria profesional y especial vinculación con el Festival, tal como acordó por unanimidad el Consejo Rector, en su última reunión.

La relación de Carmen Linares con el Festival de Música y Danza es tan lejana en el tiempo como sus comienzos en el mundo del arte. Su primera aparición en este escenario fue en 1979, para homenajear a uno de los genios creadores del flamenco de todos los tiempos: Don Antonio Chacón, y lo haría junto a nombres tan significativos como su compadre, el añorado Enrique Morente o Manuel Mairena, entre otros, en el Palacio de Carlos V. Posteriormente visitaría el festival una media trianual, hasta sumar una decena de participaciones brillantes en solitario o dentro de sonados espectáculos como El amor brujo, junto a la English Chamber Orchestra, en nuestro Auditorio Manuel de Falla en 1990 o su última visita al Festival con el estreno de los Los desastres de la Guerra, de Uri Caine, con el Uri Caine Ensemble y Celia Mur, en el Teatro Isabel la Católica, en 2008.

Su cante poderoso y auténtico se enriquece con su conocimiento del arte flamenco que consigue emocionar de manera espontánea y sincera al público. Carmen Linares es una artista inquieta y trabajadora, con un talento que la ha llevado a componer sus propios espectáculos, como el que trae el 26 de junio al Palacio de Carlos V: Ensayo flamenco.

En Ensayo Flamenco Carmen Linares, acompañada de piano, guitarras y percusión interpreta versos de poetas españoles contemporáneos como Valente, Ortiz Nuevo y Miguel Hernández entre otros. Uno de esos momentos de soledad comprometida se alcanza con Se equivocó la paloma, el poema más emblemático de Alberti en el que piano y cante se unen en un emotivo dialogo flamenco. Es un espectáculo construido para compartir con el público la intimidad de un poema de Juan Ramón Jiménez y la emoción expresiva de un baile por granaínas lorquianas de Belen Maya que nos traslada al alma de la obra neoyorquina de Federico. Carmen Linares y sus músicos les abren las puertas a la intimidad de un ensayo de poesía y cante.

Enviado por Prensa el 25 de Junio de 2012 a las 7:48 pm 

Deja un comentario

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.