Anuncio de un balance positivo

Anuncio de un balance positivo

Notas sueltas

José Luis Kastiyo

Es de esperar que pasados unos días del final del programa general de la 62 edición, el director del Festival, o sea Diego Martínez, comparezca ante los medios para ofrecer los datos que señalen con cifras concretas lo que está a la vista de todo aquel que se haya fijado un poco de cómo ha ido la cosa. Solamente un poco. Porque para saber cual ha sido la respuesta del público a la propuesta artística llevada a cabo no es preciso asomarse solo a los escenarios tradicionales para comprobar los llenos, principalmente los de la Colina Roja, sino que con haberse dado una vuelta por la ciudad y por los pueblos en los que se ha desarrollado el Fex se ha podido alcanzar una impresión muy cercana a una realidad irrefutable.

Decenas de miles de personas, muchas de ellas de gratis total, se han beneficiado del esfuerzo económico de las Instituciones oficiales que constituyen el Patronato del Festival, de las empresas que se sienten responsabilizadas en la tarea de apoyo a la cultura a través del mecenazgo, y desde luego, del público que es a quien, al fin y al cabo, va dirigido el evento. Sobre todo el público de pago, que también colabora decisiva y solidariamente para que puedan ofrecerse actuaciones generosas en calidad y cantidad abiertas libremente a todos en calles y plazas públicas. Todo ello en año de crisis tremebunda que ha podido eludirse con el apoyo de muchos.

Este año nos quedan para el recuerdo momentos memorables si bien, como pasa siempre, no todos coincidamos en un pleno a quince en determinado espectáculo, pero apostaría que la inmensa mayoría de los que tuvimos la oportunidad de presenciarlo pondremos en un nivel de lo más alto la memorable versión de Orfeo y Eurídice de Gluck por La Fura dels Baus, así como diversos ballets y no digamos nada de las grandes orquestas que nos han visitado -entre ellas nuestra entrañable OCG con el Requiem de Mozart-, bajo batutas admirables y solistas de categoría. O la atractiva coda del flamenco tocado, cantado o bailado.

Lo que trato de decir, por si alguien no ha caído en la cuenta, es que Diego Martínez y su equipo han superado con muy buena nota este su primer año con toda la responsabilidad asumida. Y que estamos a la espera de ver qué ocurrirá el año que viene, pues algunos -cosas de la juventud- ya estamos ansiosos por conocer nombres y apellidos del 63 Festival Internacional de Música y Danza de Granada. Quiera el buen Dios que uno pueda continuar otra vez esta crónica inconclusa del Festival, que inició en 1958 y alcance así sus primeros 56 años ininterrumpidos poniendo su firma bajo las letras de molde.

Enviado por José Luís Kastiyo el 10 de Julio de 2013 a las 1:38 pm 

Deja un comentario

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.