Ámonos pa Cái

Ámonos pa Cái

SONY DSCNotas sueltas

José Luis Kastiyo

Estuvo en un tris que no nos liásemos la manta a la cabeza y al grito de “viajeros al tren” abordásemos el de Granada–Sevilla (Santa Justa) para después tomar el que va a Cádiz. Me refiero al director académico de los Cursos Manuel de Falla, Francisco J.  Giménez y a mí mismo. Hacía el miércoles una mañana deliciosa y estaban allí, en la tan traída y llevada estación de Andaluces, los treinta y tantos alumnos del Curso La Atlántida: un viaje a Falla (Escenografía en espacios de Cádiz y la Alhambra), quienes inauguraban dicho curso con esa excusión a Cádiz.

El día en la playa no era el principal argumento que nos animaba a Francisco y a mí, sino la posibilidad de visitar la casa donde nació don Manuel y su tumba en la catedral, por respeto, antes de entrar en faena acerca de ese monumento a la música que es La Atlántida, su última obra, nacida de su inspiración durante su vecindad de granadino adoptivo durante casi veinte años. Pero se impuso el sentido común y eso que ya habíamos escuchado el pequeño avance de las interesantes palabras de salutación del coordinador del curso, profesor Francisco del Corral; las del admirado profesor: Ramón Ivars (escenógrafo. Escola Superior d’Art Dramátic. Institut del Teatre, Barcelona), de justa fama por su participación como docente en cursos anteriores sobre escenografía y el no menos acreditado José Manuel Castanheira (arquitecto y escenógrafo, de la Faculdade de Arquitetura da Universidade de Técnica de Lisboa).

SONY DSC

El curso, ya en Granada, será clausurado la tarde del domingo próximo y el que se hayan cubierto con creces todas las plazas convocadas da una idea del interés despertado en alumnado serio y responsable, que ha venido desde distintos puntos de España. Un alumnado que respalda la fortaleza de aquellos primeros cursos internacionales Manuel de Falla, que uno vio nacer en el Festival de 1970.

Al final, nos conformamos son salir en la foto tomada del grupo momentos antes de que el alumnado y el profesorado subieran al tren, donde comenzarían las clases antes de “salir de agujas”. Algo es algo.

 

 

 

 

Enviado por José Luís Kastiyo el 5 de Marzo de 2015 a las 10:40 am 

Deja un comentario

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.